miércoles, 25 de noviembre de 2009

Hombre: siéntate con las piernas cerradas

En el día dedicado a luchar contra el maltrato a las mujeres, ya se ha dicho casi todo sobre los problemas principales.
Hay tanto escrito que no he podido leer ni siquiera lo que han escrito todos mis amigos, a los que suelo seguir.
Voy a separarme un poco de la línea central de la argumentación de hoy, aunque sólo aparentemente.
Este artículo es una petición a todos los hombres que viajan en el metro y en el tren cada día, con los que comparto casi dos horas diarias.
Por favor, cuando ocupeis un asiento junto a una mujer, mantened las piernas cerradas, no ocupeis con vuestra tendencia expansiva el espacio de vuestra vecina de asiento.
Para ellas es sumamente desagradable tener que empujar las piernas del hombre, arriesgándose a malas interpretaciones. La otra alternativa que tienen es concentrarse físicamente acurrucándose para evitar el desagradable roce no deseado.
Es un pequeño gesto, aparentemente insignificante, pero el solo hecho de pensar en ello supondrá tomar en consideración la necesidad de respetar a las mujeres.
Y todo el maltrato existente se deriva de una cultura aprendida con esos pequeños gestos vistos y repetidos durante años desde nuestra infancia que nos hacen considerar consciente o incosncientemente que la mujer no tiene los mismos derechos que los hombres.

La próxima vez que viajes en transporte colectivo,
¡siéntate bien hombre! y ¡cierra las piernas!

3 comentarios:

  1. Creo que es lo mejor que he leído hasta ahora sobre las barreras REALES con las que nos encontramos las mujeres. Muchas gracias, Bernardo.

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    he llegado aqui por la recomendación de Undivaga (aun desconozco más datos suyos que el site de flickr http://www.flickr.com/photos/44088278@N07 ).

    Creo que el problema que planteas es correcto, pero el planteamiento tiene un fallo de base si consideramos la igualdad de sexos como un supuesto aceptado. Creo que cualquier persona, hombre o mujer, que mantenga un comportamiento como el que describes no es necesariamente irrespetuoso con las mujeres, sino irrespetuoso en general. A mi, como hombre, tambien me molesta que me atosiguen en el metro (yo ademas soy grandote). Hasta ahí, pensamos igual.

    En cambio creo que ningún hombre deberia "concetrarse fisicamente" de cara a no molestar a una mujer, sino simplemente de cara a "no molestar" (a quien sea). Creo que mientras sigamos haciendo este tipo de distinciones maculino-femenino estaremos favoreciendo la discriminación tanto positiva como negativa entre sexos, cuando lo que en realidad lo que nos hace falta es educación, respeto y consciencia (en neutro, sin generos).

    Intentaré volver por aqui con alguna referencia desde mi blog a esto. Por ahora te invito a opinar sobre un articulo sobre el mismo tema que casualmente publiqué hace poco.
    http://www.skitergia.com/?p679

    Saludos

    Skiter

    ResponderEliminar
  3. REBECA: Gracias, es un pequeño guiño sobre una situación de la que no fuí consciente hasta que me lo indicó una amiga.

    SKITER: Por supuesto que es más correcto hablar de respeto en general que de respeto a las mujeres, no es preciso restringirlo. Lo que ocurre, es que a los hombres la actitud de desbordar nuestro espacio en el transporte público nos molesta menos que a las mujeres, que en este asunto son la parte débil y, además, la "agresión" siempre se da en el mismo sentido.

    ResponderEliminar

 
Google Analytics Alternative